Blogia
Plataforma Salvemos el Henares

ALEGACIONES DE SALVEMOS EL HENARES AL PLAN HIDROLÓGICO DEL TAJO

ALEGACIONES DE SALVEMOS EL HENARES AL PLAN HIDROLÓGICO DEL TAJO

El pasado día 20 de septiembre pudimos presentar las alegaciones de Salvemos el Henares al nuevo Plan Hidrológico de la Demarcación Hidrográfica del Tajo.

Ha sido un esfuerzo grande, de última hora, pero grande. La documentación a revisar era enorme. De ella hemos extraído básicamente la información que afecta a la cuenca del Henares.

En la web de la Red del Tajo (www.redtajo.es), podéis bajaros nuestra alegaciones, así como la de otros grupos de la Red. Nuestras alegaciones incluyen anexos correspondientes a nuestro informe del 2010, estudio de caudales ecológicos de un profesor de la UAM y un resumen de las alegaciones generales de la Red del Tajo.

A continuación exponemos las conclusiones de las alegaciones:

-La determinación del estado en función de los indicadores utilizados está dejando en todas las demarcaciones muchas dudas sobre su correspondencia con la realidad de la calidad de masas y sus ecosistemas asociados. En este sentido, se pone también en evidencia la necesidad de incorporar los peces como indicadores biológicos, cuestión que está siendo determinante en muchas determinaciones de estado ecológico.

 -No resulta creible que las masas agua abajo de los embalses de Beleña (Sorbe), Alcorlo (Bornova) y Palmaces (Cañamares), puedan alcanzar sin problemas el Buen Estado con el grado de alteración hidrológica existente (que no hemos identificado que se estudie) debido a las regulaciones y detracciones aguas arriba, así como teniendo en cuenta las enormes carencias de datos sobre el estado de estas masas y los caudales ecológicos establecidos.

 -La fecha de 2021 parece excesivamente pretenciosa para conseguir el Buen Estado de las masas en problemas del Henares, Badiel y Subterránea de Guadalajara.

 -La justificación de las prórrogas no cumple con el artículo 4 de la DMA. Especialmente preocupante es que no se valora la interacción y la posible incompatibilidad de las prorrogas con el estado favorable de los espacios de la Red Natura 2000, de sus Hábitats y especies.

 -La calificación final de las masas modificadas no se ha realizado conforme a los requerimientos mínimos de la IPH y la DMA. En este sentido, consideramos que debería haberse estudiado alternativas que considerasen la demolición de presas teniendo en cuenta que los beneficios, no sólo ambientales, sino también socioeconómicos, pudieran resultar mayores en algunos casos.

 -La caracterización de la Red Natura 2000 resulta totalmente deficiente. No se sabe absolutamente nada de la relación de los objetivos de Estado Favorable de las hábitats y especies con los objetivos de Buen Estado de las masas de agua, así como la propia situación de conservación de los espacios. Llama el caso de las Lagunas de Beleña con ausencia total de datos sobre el estado de esta masa.

 -Respecto a laz zonas húmedas, debemos reseñar la existencia de la Laguna de Meco, que aunque sin catalogación oficial por el momento, constituyen un lugar de gran interés ornitológico a tener en cuenta en cuanto a la gestión de las aguas, especialmente las subterráneas. Igualmente, debemos de señalar la preocupante situación de los humedales catalogados de Las Islillas dentro del PR Sureste, secos durante este verano.

 -El inventario de presiones resulta deficiente. En virtud de nuestros muestreos, centrados especialmente en el río Henares entre la ciudad de Guadalajara y la desembocadura en el Jarama, el número de presiones es altamente superior especialmente en la incidencia hidromorfológicas y de usos del suelo.

 -Nuestros muestreos y estudios, señalan que el Henares en sus 60 último kilómetros (tramo medio y bajo), sufre una cantidad muy superior de las presiones identificadas en el PHT. Parece poco creíble, que sólo a través de medidas depuración se pueda alcanzar el Buen Estado en 2021. Es especialmente importante la afección hidromorfológica existente.

 -Los datos socioeconómicos sobre los que se ha trabajado dentro del PHT corresponden a periodos anteriores al 2005. La evolución socioeconómica del país y de la cuenca del Henares debe ser revisada de forma prioritaria. De ello depende la previsiones en cuanto a los usos del agua y la asignación de reservas, y por tanto la necesidad de unas u otras actuaciones. Está claro que en función de los datos utilizados, las reservas asignadas al abastecimiento y a la industria están sobredimensionadas.

 -Considerando la situación y previsión socioeconómica, no se comprende el aumento previsto para la MAS en 16 hm3, considerando la existencia de alternativas para el abastecimiento, medidas de gestión de la demanda y optimización del recurso. En el ámbito de la MAS, considerando las infraestructuras actuales, existe un amplio margen de mejora en la eficiencia del uso del agua tanto en el transporte, la distribución como en el consumo final.

 -Es incomprensible que no se prevea una mayor eficiencia en los regadíos del Sistema Henares de aquí al año 2027, así como una revisión a la baja de las dotaciones. Sin considerar posibles modernizaciones en el futuro, estamos seguros que existen márgenes de optimización del consumo agrícola.  En cuanto a la agricultura de regadío, debe considerarse la oportunidad socioeconómica y ambiental de su desarrollo y extensión en el conjunto del Sistema Henares. Los posibles problemas en el abastecimiento en periodos de escasez deben hacerse a costa del regadío y no de las demandas ambientales, ya de por sí ridículas.

 - Los problemas de garantía que puedan existir en la DHT, especialmente en Madrid, no deben hacerse a cargo del Henares, cuyas necesidades de uso y ambientales están en sobredicho. Los problemas derivados de mantener el trasvase Tajo-Segura y no poder utilizar esta agua para cubrir las necesidades básicas de la cuenca no debe hacerse a cuenta de los recursos del Henares. En este sentido, solicitamos la rebaja o incluso anulación de la transferencia por el Canal del Sorbe.

 -Mostramos nuestra preocupación por la posibilidad de que el trasvase Sorbe-Bornova siga presente en los órganos gestores. Recordamos su grave impacto ambiental (puesto en evidencia por la DIA negativa reciente) y la falta de justificación y necesidad de la infraestructura.

 -Consideramos que las aguas subterráneas son una alternativa real, competitiva a nivel de costes, y ambientalmente muy interesante. Debe ahondarse en el conocimiento de sus posibilidades dentro del Sistema Henares.

 -No se consideran muchas otras medidas necesarias para la mejora del Estado de nuestras masas. Todos los esfuerzos se juegan a la carta de la tecnología de la depuración, que se lleva una gran cantidad del presupuesto asignado al Sistema Henares. En este sentido debemos observar lo siguiente:

-  La mejora del Estado de las masas, en cuanto a la calidad de las aguas, podría conseguirse con mejores caudales en nuestros ríos que mejorarán los procesos de dilución y arrastre. Esta cuestión debería haberse introducido en las alternativas y en los análisis coste-eficacia.

-  En este sentido, los caudales ecológicos propuestos no van a aportar nada en la mejora del Estado de las masas, ni desde el punto del hábitat ni desde el punto de vista de la calidad.

-La determinación del Estado de la masas de agua infravalora los impactos hidromorfológicos. Aunque el PHT reconoce el problema, el Buen Estado puede alcanzarse sólo con depuración. Es evidente, que las medidas de restauración fluvial deberían haber tenido más peso. Igualmente, esta cuestión debería haberse introducido en las alternativas y en los análisis coste-eficacia. En este sentido, consideramos que parte del presupuesto previsto podría haberse destinado a estas medidas.

- Al respecto de la restauración fluvial, nosotros nos referimos a los genuinos proyectos de restauración fluvial tal y como se definen en la Guía de Restauración del propio MAGRAMA. Es sorprendente, como incluso al amparo de la Estrategia Nacional de Restauración de Ríos, siguen considerándose proyectos muy alejados de los preceptos de la restauración fluvial, ahondando en labores de mejora hidráulica, defensa de márgenes y artificialización de ecosistemas (parques fluviales). De esta forma, solicitamos la redefinición de los pocos proyectos de restauración-adecuación fluvial que se consideran.

 - Considerando la distribución porcentual del presupuesto del PHT, no parece que exista mucho margen para actuaciones contempladas y sin definición como son:

Escalas para peces en azudes

Restauración hidrológico-forestal

Recuperación de la morfología natural del cauce

Adecuación de la estructura y sustrato del lecho del río

Revegetación de riberas

Recuperación de la morfología natural de lagos y zonas húmedas

Restitución de los mecanismos de alimentación y drenaje de lagos y zonas húmedas

Restauración de vegetación en zonas húmedas

Actuaciones de protección de especies amenazadas relacionadas con ecosistemas acuáticos

     Prevención y control de especies exóticas invasoras en ecosistemas acuáticos

Adquisición de terrenos para protección de masas de agua

Eliminación de infraestructuras situadas en dominio público hidráulico

 

-Como venimos defendiendo, son precisamente los caudales ecológicos (con todos sus componentes), una herramienta eficaz y eficiente, junto a la recuperación del espacio fluvial (longitudinal y transversal), para la restauración fluvial y la mejora del Estado de las masas y de los ecosistemas asociados.

 -El resultado final de todo el proceso para el establecimiento de caudales ecológicos es totalmente decepcionante. No entendemos como después del esfuerzo realizado, finalmente se ofrezcan unos valores tan ridículos. No hay mucho más que decir sobre la práctica ausencia del proceso de concertación. Nos remitimos al anexo de este informe para unas conclusiones más desarrolladas.

 - No se ha realizado el correspondiente estudio de Alteración Hidrológica que hubiese podido utilizarse para la redefinición de los estados ecológico de muchas masas, así como para el establecimiento de caudales ecológicos.

 -El proceso paralelo de Evaluación Ambiental Estratégica no parece que vaya servir de mucho. Una mejor integración de aspectos relacionados con la Red Natura 2000 o el cambio climático podría haber sido la consecuencia de haber creído el procedimiento por parte de las administraciones.  El análisis de alternativas resulta ridículo. No esperamos que la Memoria Ambiental establezca ni una sola determinación ambiental sustancial.

 -Respecto a los puntos de control, es grave que no existe una red de seguimiento en las zonas de Red Natura 2000, aunque tampoco es esperable cuando las propias CCAA no realizan seguimiento alguno. Desgraciadamente, mucho nos tememos que la red de puntos de control será recortada con las consecuencias en el seguimiento del estado de las masas de agua.

 -En relación con la vigilancia, es muy preocupante la dejadez de la CHT para sus competencias con el DPH y la laxitud en la aplicación del régimen sancionador. Esperamos alguna mejoría al respecto.

 -El desarrollo urbanístico emprendido a partir de los 60’ careció de una adecuada ordenación territorial lo que permitió la ocupación de las terrazas más bajas y orillas del río. Las consecuencias ambientales, sociales y económicas de estas prácticas se pueden resumir en:

  • Menor seguridad para las personas y los bienes ante eventos extremos de inundación
  • Necesidad de obras de defensa (motas, escolleras, encauzamientos, etc.) que eviten el daño localmente (aunque aumente el riesgo aguas abajo), así como de embalses que regulen el caudal natural
  • Imposibilidad del desarrollo (y eliminación) de la vegetación de ribera y del ecosistema fluvial que minimice a su vez las consecuencias de las inundaciones
  • Efecto barrera y fragmentación de hábitats para las especies al impedir sus movimientos vitales
  • Ocupación de terrenos agrícolas de gran valor
  • Efectos sobre el drenaje de la vega aumentando los caudales de avenida y afectando a los acuíferos
  • Impedimento del disfrute a la ciudadanía de un río en un estado más natural cercano a sus pueblos

 La ordenación territorial debe considerar los resultados de las zonas inundables. La CHT debe ser taxativa cuando informe sobre determinados usos en las orillas. No debe amparar ciertas situaciones, incluso defendiendo con motas y escolleras usos que no deben situarse en ciertas zonas o que pueden se perfectamente inundables. En este sentido, no vamos re incidir más sobre el asunto, la CHT conoce perfectamente las competencias al respecto. En este sentido reincidimos nuestra oposición al proyecto de Acondicionamiento del Henares en Alcalá, especialmente respecto a la necesidad de la mota del de la Isla del Colegio y la ocupación de la misma.

 -Recuperación de Dominio Público Hidráulico y revisión del mismo. El río Henares se encuentra deslindado en nuestro ámbito de estudio, quedando definidos los límites del DPH. La atenta observación del deslinde realizado ofrece serias dudas sobre los criterios utilizados, considerando además que podría haber sido más ambiciosa su delimitación. En este sentido debemos recordar el propio Reglamento del DPH establece que para la determinación del cauce natural se atenderá a sus características geomorfológicas, ecológicas, y se tendrá en cuenta las informaciones hidrológicas, hidráulicas, fotográficas y cartográficas que existan, así como las referencias históricas disponibles. Estas cuestiones no parecen haberse tenido en cuenta en el deslinde realizado. Por otra parte, respecto a delimitación de la zona de policía se señala que “la zona de policía podrá ampliarse, si ello fuese necesario, para incluir la zona o zonas donde se concentra preferentemente el flujo, al objeto específico de proteger el régimen de corrientes en avenidas, y reducir el riesgo de producción de daños en personas y bienes”, es decir, esta modificación del Reglamento por fin contempla la ampliación del DPH y de la zona de policía en función de criterios menos rígidos y más ambientales.

 

Teniendo en cuenta lo anterior, sería necesario y conveniente la revisión del deslinde realizado de forma que se cumplan de verdad los objetivos fundamentales de la protección del DPH (Art. 92 del texto refundido de la Ley de Aguas) y contribuya al cumplimiento de los objetivos medioambientales (Art. 92 bis).

 -La calidad de los datos cartográficos y númericos disponibles ha sido realmente deficiente, no siendo posible su manejo en SIG o hojas de cálculo.

 -Designación como Lugar de Importancia Comunitaria de la Red Natura 2000 al tramo comprendido entre la ciudad de Guadalajara y el límite de la Comunidad de Madrid- De esta forma se conectarían los dos LICs existentes en el río Henares y la gestión futura se podría hacer de forma más lógica e integral dentro un mismo espacio de la Red Natura 2000[1]. Esta cuestión depende mayormente de la voluntad del gobierno de Castilla-La Mancha que es el órgano competente para su designación, pero creemos que la CHT podría jugar un papel importante en dicha determinación, o al menos considerar este tramo como masa protegida de facto dados los condicionantes existentes.

 -Limitación de las actividades mineras y recuperación/restauración de las zonas afectadas. La actividad minera debe ser más controlada por las administraciones, debido a las habituales irregularidades y excesos que se producen entorno a ella, así como aplicar un régimen sancionador adecuado a los impactos que se causan.

 -Debe abordarse de forma integral el problema de las especies invasoras en las masas de agua, con la aplicación de programas de control y erradicación.

 

Por último señalar que la Salvemos el Henares apoya los postulados y alegaciones de las entidades que forman parte de de la Red del Tajo (www.redtajo.es) respecto a las otras cuestiones que afectan al conjunto de la DHT. El anexo III incluye las mismas.



 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres